Huerto de invierno ecológico: plantas y frío

Durante el invierno puede ser complicado cultivar nuestra huerta orgánica debido a las condiciones climáticas. Sin embargo, existen plantas que se desarrollan muy bien durante esta época, sólo basta conocer algunos datos importantes, como los que se detallan en este artículo. Vamos a ver cómo tener un maravilloso huerto de invierno ecológico.

Conocer cómo impacta el frío en los cultivos de la huerta y qué cuidados se deben tener en cuenta son aspectos fundamentales para lograr una buena cosecha.

A la hora de planear nuestra huerta de invierno una de las cosas más importantes es plantar en la época adecuada, ya que todos los cultivos no crecen y producen en cualquier época del año.

En el otoño – invierno, se pueden cultivar especies que se adaptan a las bajas temperaturas como la acelga, lechuga, achicoria, rabanito, zanahoria. Pero las que son propias de la época son la cebolla, puerro, coliflor, brócoli, repollo, habas, remolacha, ajo, espinaca y escarola. Todas estas plantas que se adaptan a la perfección en un cultivo de invierno, además tienen propiedades nutricionales muy importantes. Si estás deseando ver nuestras ofertas, ¡puedes hacerlo aquí!

Es por ello que respetar el calendario de siembra es fundamental para asegurarnos de que nuestras plantas van a crecer adaptándose al clima y su crecimiento será el adecuado. De este modo, podremos sacar el máximo partido a nuestro huerto de invierno ecológico.

Muy importante: el riego

Uno de los aspectos claves a tener en cuenta es el riego, que depende de las necesidades de cada planta. Durante el invierno nuestra huerta ecológica no necesita ser regada tan a menudo, pero cuando lo hagamos conviene que sea alrededor del mediodía, que es el momento en el que más calienta el sol.

Regando las plantas en este momento del día prevenimos mojar las plantas en las horas de más frío, evitando que se vean afectadas por las heladas.

Otro punto fundamental son las rotaciones con especies de la temporada anterior y las asociaciones, esto es colocar diferentes cultivos; buenos “socios”. Por ejemplo: lechuga y zanahoria; acelga con rabanito.

Uno de los secretos principales es agregar abono compuesto, para reponer fertilidad y contribuir a la estructura del suelo. Además, incluir aromáticas en la huerta como romero, orégano, tomillo, ruda, entre otras podría ayudar a espantar a las plagas.

Puedes encontrar todas nuestras ofertas aquí y recuerda que puedes empezar con nuestro kit de cultivo que tenemos en promoción.

¡Síguenos en Instagram!

Deja una respuesta

Subir